lunes, 18 de enero de 2016

Lunes de Libros #66

Buenas Zorritos Lectores, hoy os traigo maravillosas noticias: estoy hecha una sopa andante. Voy con una gripe inaguantable pero como a mí nunca me sube la fiebre me aguanto y tengo que salir de la cama. La reseña de hoy sigue la línea de las dos últimas, y es la quinta entrega de la saga de The Mortal Instruments. Estoy haciendo planes con un amigo mío para poder traeros una gran sorpresa la semana que viene, a ver si está vez el proyecto sale adelante. Y bueno, aquí tenéis la reseña, espero que os guste y, si ese es el caso, dejad vuestros comentarios abajo en la cajita pertinente ^^
 
 
Título: Ciudad de las Almas Perdidas
Título Original: City of Lost Souls
Autora: Casandra Clare
Saga: The Mortal Instruments (5/6)
Editorial: Destino
Páginas: 512
Encuadernación: Tapa Dura con Sobrecubierta
Precio: 17.95

Sinopsis
Jace es ahora un sirviente del mal, vinculado a Sebastian por toda la eternidad. Sólo un pequeño grupo de Cazadores de Sombras cree posible su salvación. Para lograrla, deben desafiar al Cónclave, y deben actuar sin Clary. Porque Clary está jugando a un juego muy peligroso por su propia cuenta y riesgo. Si pierde, el precio que deberá pagar no consiste tan solo en entregar su vida, sino también el alma de Jace. Clary está dispuesta a hacer lo que sea por Jace, pero ¿Puede seguir confiando en él? ¿O lo ha perdido para siempre? ¿Es el precio a pagar demasiado alto, incluso para el amor?
 
Opinión
Bueno, madre de dios, qué libro. Sí, es un libro de transición, pero eclipsa completamente al anterior. La acción vuelve a tomar la delantera en la trama, y tarda muy poco en empezar el verdadero argumento del libro. Creo que este podría convertirse en mi favorito de toda la saga.
Jace no es Jace, y a la vez es Jace. Hay un follón importante con él en l mismo centro, y aun así parece ser el Jace más puro que hemos visto hasta ahora, pero solo en sus momentos de lucidez. Porque ahora le toca obsesionarse a Clary, que no va a poder dormir tranquila en todo el libro. Y como que disfruté viendo como salía a la luz todo lo poco sano de su relación. Izzy, por su cuenta, está empezando a darse cuenta de lo que todos sabemos que siente por Simon, y de alguna manera da la sensación de que todo empieza a encajar. Siente celos de Clary, obvio¬¬ y Simon tarda demaiado en hacer algún tipo de movimiento. Pero él hace el acercamiento, aunque todo quede a medias. Izzy y Simon protagonizan una de mis escenas favoritas de la saga. Por otra parte, volvemos a la Jocelyn modo Mamá Osa, y me provocó muchos sentimientos contradictorios. Si bien puedo entender que no le guste Jace y que quiera proteger a Clary, me ponía nerviosa cuando olvida que Clary es hija suya, e igual de tozuda y un poco más temeraria que ella misma. Porque tenemos que aceptar que la manía de Clary de lanzarse de cabeza a los problemas no va a cambiar nunca.
Camille, AKA la vampira asquerosa, se ha decidido a liárnosla parda. Y, por supuesto, Alec cae de cabeza en la trampa. Y aunque luego recapacita, el mal ya está hecho. Pero no toda la culpa es suya, porque es cierto que Magnus pone mucho de su parte. Esperemos que todo pueda arreglarse. Maia y Jordan parecen estar perfectamente juntos, pero algo va a fallar, lo veo.  Y es que tampoco me gustan demasiado, Maia es mejor que Jordan, se merece algo más. Y Jordan sigue atorado en su sentimiento de culpa, lo cual no le deja avanzar. Cambiando de especie, vamos a hacer una mención especial a la reina de la corte Seelie, que sigue haciendo amigos, como en el segundo libros nótese el sarcasmo. Ah, y también creo que se merecen una mención los padres Lightwood. Aunque Maryse empieza a ser maja, se nota que hay algo fuera de lugar. Robert, además, no se merece los hijos que tiene, no me ha podido caer peor. Aline y Helen son una pareja súper bonita, y se les viene encima un problema enorme que espero que puedan superar.
Y, por último, Sebastian, nuestro villano. Sinceramente me parece mucho mejor que su padre. Sebastian es uno de los personajes más complejos de toda la saga. Clary y Jace se encargan de destriparlo poco a poco para el lector, por así decirlo, pero creo que tiene mucho más fondo del que ellos mismos entienden. La verdad es que, dejando a un lado toda su maldad, me encanta y es uno de los mejores personajes de la saga en mi opinión. Uno de sus mejores detalles es su obsesión por Clary, porque así como la de Jace me pone nerviosa, la suya me gusta y puedo llegar a verle una justificación. La principal diferencia entre ambas es que Jace se obsesiona porque cree que no puede querer a Clary, pero eso a Sebastian le da igual y él pretende hacer que Clary le ame algún día. Sebastian es un personaje que le saca jugo a la novela de una manera muy explosiva para el lector atento.
El final es cruel, pero también es el necesario para poder continuar con la historia. Una de las cosas que más me gusta de esta saga es lo poco predecible que es, y en eso los finales siempre lo bordan. Todos los finales hasta ahora han sido cerrados pero con las puertas abiertas necesarias para poder continuar y alargar el argumento de la saga. Y este no ha sido para menos. Que ganas de leer la sexta y última entrega de la saga.

Calificación

 
¿Qué os parece? ¿Lo habéis leído? ¿Cuál es vuestra pareja favorita?
 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...